Cases Reports
Highlighted Cases
Media Alert

Violations in China
Murder and Execution
Torture
Violence Leading to Disabilities
Violence against Women
Psychiatric Torture
Enslavement
Persecution of Families
Violence against Persons with Disabilies
Right to Education
Violence against Foreign Citizens

Cases
Death
Torture
Psychiatric Torture
Religious Intolerance
Freedom of Expression
Arbitrary Detention
Violence Against Children
Violence Against Families
Violence Against Women
Human Rights Defender
Right to Health
Right to Education
Independent Judges and Lawyers
Disappearance

China Reports
Labor Camps
Cases By Province

Refugees
Deprived CitizenShip
Internally Displaced ( IDP )

Publications
Falun Gong Reports
United Nations Reports
Human Rights Reports

Resources
Falun Info. Center
Justice for Falun Gong
Friends of Falun Gong
WOIPFG
United Nations
Home
25 Edición: Una carta desde un campo de trabajo en China  
Print  E-mail 
Boletín de Derechos Humanos de Falun Gong, Edición 25
Logo

Una carta desde un campo de trabajo en China

Un mensaje para la gente buena del mundo

Si no puede ver esta página, por favor haga click aquí.
Versión en PDF aquí.

    La Sra. Wang Xiaoyan y su hija

  • Una carta desde un campo de trabajo forzado
  • Una carta de apelación de su marido en Alemania
  • Los negocios por delante de los derechos humanos. ¿Qué hemos hecho?

Poniendo en gran riesgo su vida, la Sra. Wang Xiaoyan, prisionera en el infame Campo de Trabajo Forzado de Masanjia, firmó una carta de tres páginas. Rota y sucia, la carta, entregada a escondidas, detalla la tortura que ella sufrió en manos del régimen del Partido Comunista Chino (PCCh) debido a que ella es una practicante de Falun Gong.

Mientras que no podemos confirmar si la Sra. Wang todavía está viva, podemos agregar su historia a la de incontables otros con la de esperanza de que alentará a más y más personas para que reunamos esfuerzos para ayudar a terminar con este horror - un fin que el régimen comunista chino prometió cuando se postuló para los Juegos Olímpicos. Desafortunadamente, está ocurriendo lo contrario.

Extractos de la carta de la Sra. Wang

El 27 de mayo de 2006, cuando estaba por salir para el trabajo, tres policías locales de la Estación de Policía de Chunhai saquearon mi casa y me arrestaron porque soy practicante de Falun Gong. Durante varios meses mi familia no supo mi paradero.

En julio de 2006 me sentenciaron a dos años de trabajo forzado y me enviaron al Campo de Trabajo Forzado de Masanjia. Después de llegar al campo, me esposaron y ataron a una cama durante un mes y medio. Durante ese tiempo, el guardia Wang Xiaofeng me introdujo por la fuerza un trapo sucio en la boca; el guardia Li Mingyu me golpeó en los oídos; el guardia Wang Naimin pinchó mis labios hasta que se rompieron. El 15 de julio, los dos jefes de policía Ma Jishan y Chen me golpearon en el rostro con sus puños, causando una gran hinchazón en mi mejilla izquierda. Incluso hoy hay un punto hinchado cerca de mi pómulo; la herida todavía no sanó.

Imágenes de la carta escrita por la Sra. Wang en el campo de trabajo forzado.

El 30 de agosto de 2006, debido a que me rehusé a renunciar a Falun Gong, me ataron a dos camas, con una mano atada a lo alto de una cama y la otra atada en la parte de abajo de la otra cama. No me permitían dormir ni usar el sanitario. No me podía parar ni sentar; la posición era extremadamente dolorosa. Me torturaron de tal manera durante tres días y sus noches.

Para cambiar nuestras mentes, nos aplicaban drogas mentales a la fuerza. Un día, me ataron a la "cama de la muerte". Cao Jie me aplicó esta droga a la fuerza. Me la aplicaban por la fuerza tres veces al día. Cada vez, Ma Jishan usó una palanca para abrir mi boca lo más posible; el dolor era insoportable y me hizo sentir que era mejor morir. La droga me provocó muchas nauseas.

Es muy difícil ver cualquier tipo de naturaleza humana en los guardias de aquí.

Los métodos de tortura utilizados en este campo y que fueron denunciados en sitios de Internet extranjeros son verdaderos. Todos los días sufro en el Campo de Trabajo Forzado de Masanjia; por favor, ayúdenos a detener la tortura. Todavía me mantengo firme en mi creencia en Falun Gong.

El marido de la Sra. Wang Xiaoyan vive en Alemania. Él intentó varias veces sacar a la Sra. Wang de China, pero las autoridades confiscaron el pasaporte de ella. Debajo está su pedido.

El pedido de un marido

Mi nombre es Zhang Zhentong y practico Falun Gong. En septiembre de 2000 vine a Alemania para escaparme de la brutal persecución del Partido Comunista Chino contra los practicantes de Falun Gong. Aquí apelo sinceramente a la comunidad internacional para que me ayude a rescatar a mi esposa, la Sra. Wang Xiaoyan, arrestada por la policía el 27 de mayo de 2006 en la ciudad de Dalian por ser practicante de Falun Gong.

Desde que comenzó la persecución a Falun Gong en 1999, mi esposa fue arrestada varias veces. En mayo de 2000 fue al Buró de Apelaciones en Beijing para pedir justicia por Falun Gong. Los agentes de policía de Dalian la arrestaron y la enviaron a una "sesión de lavado de cerebro forzado".

Seis meses después, a fines de 2000, tres meses después de que llegué a Alemania, de repente perdí el contacto con mi esposa. Con la ayuda de mis amigos en China, y después de varios intentos, eventualmente obtuve información precisa de que mi esposa había sido arrestada y enviada al Centro de Detención de Yaojia por distribuir panfletos que explicaban la verdad sobre la persecución a Falun Gong. En febrero de 2001 la enviaron al conocido Campo de Trabajo Forzado de Masanjia en la ciudad de Shenyang, provincia de Liaoning, donde fue sometida a torturas y lavado de cerebro.

Nuestra hija de dos años de edad quedó lejos de su madre. En octubre de 2001, mi esposa recuperó su libertad bajo prescripción médica. Cuando nuestra hija volvió a ver a su madre después de un año de separación, ella gritó "¡Mami!" sin dudarlo, aunque se sentía un poco extraña. Es fácil imaginar cómo se sintió mi esposa en ese momento.

Después de dejar el campo de trabajo forzado, mi esposa no vivió en nuestra casa para así evitar el acoso policial y la persecución. La policía retuvo su pasaporte para que no pudiera venir a Alemania a vivir conmigo.

Mis padres en China estaban muy preocupados de que me arrestaran y torturaran si yo regresaba al país, ya que muchos de mis amigos en China que practican Falun Gong están siendo perseguidos o han sido perseguidos en el pasado. Les preocupaba que a mi me pasara lo mismo si volvía a China, así que se opusieron a que yo volviera, a pesar de que me extrañaban mucho.

Me fui de China hace casi seis años. Debido a la diabólica persecución, nunca pude regresar para ver a mi familia. Ellos me envían fotos e imágenes por Internet. Me duele el corazón cuando veo las fotos de mi familia; mis padres envejecen, y mi hija crece día a día.

Para obligar a los practicantes de Falun Gong a renunciar a sus creencias, el régimen chino viola la dignidad de los practicantes torturándolos salvajemente y obligándolos a traicionar sus conciencias. Esta es la esencia de la persecución y también la razón por la que esta persecución es tan extraordinariamente cruel.

Recientemente, numerosos testigos revelaron evidencia de que el Partido Comunista Chino está involucrado en la extirpación forzada de órganos de practicantes vivos de Falun Gong en China. No puedo dejar de preocuparme por la seguridad de mi esposa. Temo que su vida esté en constante peligro.

Por la presente apelo firmemente e insto a los gobiernos extranjeros, organizaciones, grupos civiles y todo tipo de personas para que ayuden a mi esposa a recuperar su libertad y que presten atención y apoyen a los millones de practicantes de Falun Gong que están siendo perseguidos en China. Yo creo que el bien vencerá al mal, y con el apoyo de toda la gente de buen corazón alrededor de todo el mundo, esta violenta persecución llegará a su fin.

¿Qué hemos hecho?

Conciencia en Acción

1. Red de Acción-China

Por favor, únase a nuestra lista de acción. Se le informará de nuestras actividades y acciones sobre China. Por favor, envíenos su dirección de email a project@consciencefoundation.org

2. Iniciativa "Conciencia Olímpica".

La comunidad internacional le otorgó a China el honor de ser el anfitrión de los Juegos Olímpicos 2008. Las personas y todos los países que quieran enviar un mensaje a China con respecto a su abuso de derechos humanos pueden boicotear los Juegos Olímpicos de Beijing. Para que su voz sea escuchada puede contactar el Comité Olímpico Internacional, o contacte al. Comité Olímpico en su país.

Escriba al COI..

Comité Olímpico Internacional
Chateau de Vidy
1007 Lausanne
Switzerland
Tel: (41.21) 621 61 11
Fax: (41.21) 621 62 16

"En los últimos siete años, los países occidentales han codiciado los favores económicos del régimen chino, y por eso aprobaron tácitamente al régimen al darle a China los Juegos Olímpicos de 2008 y la membresía de la OMC." Falun Gong, la última postura firme de la humanidad.

La Sra. Wang no está sola. El PCCh arbitrariamente ilegaliza y persigue a cualquier persona o cosa que pueda captar la lealtad del pueblo chino. Negando la justicia, la rectitud, cualquier alto poder, y ciertamente a Falun Gong, el PCCh inculcó un profundo miedo en los corazones del pueblo chino. Nombrándose el árbitro final de la verdad, la autoridad suprema sobre lo correcto, y el juez final sobre el futuro de todos, el totalitarismo del Partido Comunista no tiene precedentes en la historia.

Entonces, ¿cabe alguna duda de que más del 90% de los millonarios en China son miembros del PCCh, que los hijos de los funcionarios más altos de China cubren del 85 al 90% de todas las altas posiciones en empresas, que cualquiera que proteste la decisión de un oficial del Partido de confiscar su tierra es arrestado, que la verdad es lo que un oficial chino dice que es, que China tiene un gran sistema de trabajo esclavo, y que la vida de las personas giran en torno de adular a los funcionarios chinos?

Sin embargo, el PCCh tiene sus cómplices. Los gobiernos occidentales adoptaron una ilusa "política de compromiso", seduciéndose a sí mismos al creer que el "compromiso mejorará la democracia, aumentará los derechos humanos y generará una clase media en China. "La inversión es buena para China", dicen ellos. Sin embargo, el incentivo real para los inversores occidentales en la mano de obra barata. Mientras el PCCh produce esta esclavitud moderna, muchos inversores occidentales recogen las "ganancias" que genera.

La ilusa política de compromiso de los gobiernos occidentales abrió una compuerta hacia China para que las corporaciones multinacionales operen de manera irresponsable, deshonesta e ilegal en sus propios países.Losing the New China de Ethan Gutmann, detalla toda una colección de cuentas en este aspecto. Estas compañías multinacionales se han rebajado al punto de convertirse en parte de la bancarrota moral del Partido Comunista Chino.

Aun peor, algunas de ellas también ayudan o toman parte en los abusos de derechos humanos del PCCh. Los ejemplos de Cisco, Yahoo, Microsoft, Google y Motorola, colaborando con el régimen chino para limitar la libertad de Internet son ampliamente conocidos. Las operaciones chinas de Volkswagen y Mary Kay incluso obligaron a sus empleados chinos a firmar una promesa de no participar ni apoyar las actividades de Falun Gong.

Cuando miramos para el otro lado, cuando abandonamos nuestra autoridad moral y nuestro sentido del bien a cambio de bienes baratos, somos cómplices del abuso de la Sra. Wang Xiaoyan y del sufrimiento de su familia. Sin embargo, hay una diferencia: la Sra. Wang nunca olvidó su conciencia, nunca abandonó su rectitud y nunca renunció a su creencia. ¿Somos capaces de decir lo mismo de nosotros?


Para firmar la petición on-line:

http://falunhr.org/te/index.php?signature=1&lang=sp


Falun Gong, la última postura firme de la humanidad (en inglés)

http://falunhr.org/newsletter/TheLastStand.pdf


Exhibición de imágesnes:

http://falunhr.org/te/


Información complementaria

¿Qué es Falun Gong?
¿Por qué está siendo perseguido en China?
Situación actual de la persecución en China
Lea todos los boletines

Para dejar de recibir este boletín, por favor haga click aquí

Grupo de Trabajo de Derechos Humanos de Falun Gong
9974 Scripps Ranch Blvd. #228, San Diego, California, 92131, United States
Teléfono: 619-280-5177, Fax: 619-280-4931, E-mail: espanol@falunhr.org


     
    ©2003-2007 Falun Gong Human Rights Working Group, All Rights Reserved